RSS

Archivo de la categoría: articulo opinion

Así, así aprenderán estos romanos…

Nos situamos en el 33 después de Cristo, año arriba, año abajo. Famélico, herido tras un intenso tormento y exhausto tras el sacrificio de haber llevado a cuestas la propia cruz donde le crucificarán, encontramos a Brian. Un buen tipo al que la mala suerte le colocó en el lugar equivocado en el momento menos indicado.

Una especie de españolito de nuestros tiempos que, tras el calvario sufrido durante 7 años por la ineptitud de los anteriores gobernantes, se encuentra clavado en las estacas de los mercados. Tiempos convulsos en los que el Senatus populusque romanum se llama Europa y sus legiones aprietan al más pintado.

Y ahí que está nuestro españolito Brian, a merced de los desfavorables vientos cuando, de repente, y cuando casi todo está perdido, aparece una brizna de esperanza. Desde la colina, blandiendo sus afiladas espadas, se divisa al pelotón liberador…

Por fin algo de suerte, por fin alguien que le salvará del lúgubre destino que le aguarda en la cruz. Un aguerrido grupo de valientes dispuestos a hacerse cargo de la situación y que, con las ideas claras, le sacará del atolladero.

La nueva reforma laboral elaborada por el Partido Popular, que desde ayer sábado ya está publicada en el BOE, convierte al nuevo gobierno en la viva imagen del Frente del Pueblo Judaico, escuadrón de suicidio.

Crear empleo mediante facilitar y abaratar el despido, una brillante idea que generará tanta ilusión como confianza ha creado el cambio de gobierno. Subir los impuestos y a la vez invitar a los dicharacheros empresarios españoles a reducir el sueldo de sus trabajadores. Conseguir el record mundial de lanzamiento de programa electoral en tan solo un mes y medio.

Ayer lanzaba en twitter una invitación: ¿Qué os apostáis a que llegamos a 6 millones de parados en este año?… Nadie me la aceptó… Me acusaron de jugar sobre seguro y la mayoría encaminaba sus cifras a los 7 millones antes del 2013.

Pero no importa, el gobierno seguirá con su brillante plan de recortar ciencia e investigación, reconstruir los derechos sociales a su conveniencia, rebajar sueldos y abaratar el despido… Ellos lo ven claro, lo tienen tan claro que no dudarán en blandir su espada, abrirse el pecho y gritar bien alto: así, así aprenderán estos romanos…

———————
Archivado en la Sección: Artículos de Opinión.

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles 

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 12, 2012 en articulo opinion, economia, politica

 

Algunas preguntas incómodas a las nuevas medidas del Gobierno sobre Ciencia y Cultura

Consejo de Ministros, 30 de diciembre 2011

Ayer tarde, la flamante Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría acompañada de su nuevo séquito ministerial comenzaba la rueda de prensa posterior al primer Consejo de Ministros de la nueva era popular y anunciaba una espeluznante tanda de medidas restrictivas del déficit y el gasto. 

"Estamos ante una situación extraordinaria y se requieren urgentemente medidas extraordinarias" Soraya Sáenz de Santamaría.

Normalmente no es asunto propio de la Aldea el ocuparse de temas económicos salvo cuando afectan a los dos principales temas de conversación de este blog: La Ciencia y la Cultura.

Para análisis más profundos e incisivos sobre las nuevas, urgentes y extraordinarias medidas tomadas, como la congelación de la nómina de los funcionarios y su aumento de jornada laboral, la subida del IRPF o el Impuesto de Bienes Inmuebles, estoy seguro de que podrán encontrar blogs y medios más adecuados para ello.

No obstante, sí me gustaría echarle un vistazo a las medidas que afectan a nuestra temática habitual para realizar algunas preguntas (seguramente incómodas) que me han estado rondando la cabeza desde que el Gobierno hiciera públicas sus primeras iniciativas legislativas.

También es necesario indicar que todas estas medidas son el resultado de la estimación que el Gobierno realiza del déficit público, cuyo porcentaje han proyectado del 6% al 8% para el cierre de este año. Son, en palabras de la vicepresidenta, medidas que se han visto obligados a tomar y que son extraordinarias, urgentes y necesarias para controlar esa desviación de déficit.

Más información »

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 31, 2011 en articulo opinion, ciencia, politica

 

La Ciencia es actualidad. Carta abierta a Ana Pastor

Reproduzco a continuación una Carta abierta escrita por un científico (Sergio Pérez Acebrón) a Ana Pastor, directora del programa Los desayunos de TVE que lanza una necesaria cuestión: La Ciencia también es actualidad. Una iniciativa que pretende poner encima de la mesa alguna de las carencias informativas en los medios de comunicación respecto a la información científica. Os dejo la carta que está publicada en Amazings y os invito a que os hagáis eco en vuestros blogs si os parece justa.

Estimada Sra. Pastor,

Le escribo en relación al programa “Los Desayunos de TVE” que usted dirige y que, gracias a la programación online, puedo disfrutar cada día desde Heidelberg (Alemania). Considero que dicho programa es el referente español en el análisis de la actualidad y no podría recomendar mejor opción para aquel que quiera estar bien informado.

Por “Los Desayunos de TVE” han pasado figuras relevantes del panorama político y social español así como destacados mandatarios extranjeros. La lista abarca a políticos, escritores o artistas; por citar algunos ejemplos.

Sin embargo, no tengo constancia de que ningún científico haya sido jamás invitado al programa. Más aun, habría que remontarse a las crisis médicas de las bacterias en las verduras alemanas o la Gripe A para encontrar algo de información científica.

Como científico me apena esta situación que además se extiende por casi todos los medios informativos del país. Considero que la ciencia también es actualidad y que el debate de temas científicos tiene cabida en programas de actualidad como el suyo. Son temas que influyen a los ciudadanos ya que marcan -entre otros aspectos- el futuro económico del país, los modelos energéticos, avances médicos que afectan a nuestra salud o el conocimiento que nos permita tomar decisiones más eficientes.

Por poner un sólo ejemplo: escribo estas líneas tras firmar un manifiesto de apoyo a los investigadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe en Valencia. Muchos de ellos perderán su puesto de trabajo en los próximos días por culpa de una lamentable e incompetente planificación por parte de varios organismos públicos. Con el desarme de dicho centro se cercenan avances en biomedicina cuyos resultados y aplicaciones ya sólo podremos soñar.

No pretendo interferir en la forma de dirigir su programa ni marcar a quién ni cómo entrevistar. Simplemente escribo estas líneas para que usted y otros periodistas consideren que la ciencia también tiene cabida en la agenda de la actualidad. Los avances científicos, así como las medidas que los favorecen o entorpecen, nos afectan a todos los ciudadanos. Quizás no hoy, pero sí mañana.

Atentamente,

Dr. Sergio P. Acebrón
German Cancer Research Center (DKFZ)

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 24, 2011 en articulo opinion

 

Nuevos medios, viejos miedos

Se llamaba Pedro Cieza de León y ha pasado a la Historia como el primer occidental que se comió una patata. Según los documentos de la época, el insólito hecho se produjo en el año del señor de 1553 y nuestro atrevido era un soldado español enrolado en la expedición del cordobés Sebastián Moyano, más tarde conocido como Sebastián Belalcázar, destinada a conquistar las tierras ecuatorianas de Quito.

Don Pedro, que a la postre se convertiría en un gran cronista e historiador de aquellos tiempos, se acercó el extraño tubérculo a la boca y describió su novedosa experiencia culinaria como “algo parecido a una criadilla, o turma de tierra, que al cocerse adquiere la textura de una castaña cocida”. (Página 117)

No obstante, cuando la papa llegó a Europa, a mediados del siglo XVI, pocos la consideraron una alternativa gastronómica a nada de lo que ya existía. En realidad nuestra ahora indispensable patata tuvo que soportar estoica los improperios de una sociedad que le achacaba ser un alimento maldito. Las razones de sus difíciles comienzos son variadas, pero el hecho de que algunos tildaran a la patata de ser un alimento de pecado, ya que no aparecía en la biblia, no ayudó a su introducción y alentó a que, durante algo más de un siglo, se acusara a la inocente papa de ser la responsable de casi cualquier mal, plaga o enfermedad.

Mi buen amigo José Miguel Mulet, Director del laboratorio de crecimiento celular de la Universidad Politécnica de Valencia, me contaba varias de las acusaciones que cayeron sobre la indefensa patata, víctima de la superstición de aquellos oscuros días.

En 1619 en Borgoña se prohibió el consumo de patatas haciéndolas responsables de los múltiples casos de lepra, que por aquel entonces azotaban la comarca.

Incluso, dos siglos después de que Cieza de León probara aquel bocado, las supercherías seguían bien presentes en Europa, cuando en 1774 y para paliar la hambruna que azotaba la ciudad de Kolberg, el Rey de Prusia Federico II, envió un cargamento de patatas que los habitantes de aquel lugar rechazaron debido al miedo que aún existía respecto al pobre tubérculo. Por lo visto muchos preferían morir de hambre antes que darle un mordisco a aquella insolente pecaminosa surgida de las entrañas de la tierra, hasta el punto de que el monarca se vio en la tesitura de tener que enviar soldados para obligar al pueblo a comerse las papas.

Fueron necesarios casi dos siglos para que las mentes más cerradas aceptaran el uso de la patata y aun así, quien piense que estos malos hábitos y supersticiones se quedaron atrás, se equivoca.

En nuestros días, actitudes tan irracionales como las aquí relatadas se repiten con nuevos productos. Un buen ejemplo de ello es el apaleamiento injustificado que están sufriendo los llamados alimentos transgénicos, conocidos como OMG, siglas de los organismos modificados genéticamente.

El desconocimiento de las nuevas vías de progreso actual es realmente abrumador. Un desconocimiento que siempre es el primer paso hacia el miedo innecesario… y como se pueden imaginar, el segundo escalón de esa escalera es la superchería.

Cualquier novedad, cualquier nuevo aporte, cualquier nuevo avance es siempre mirado con desconfianza por algunos sectores de la sociedad. Lo que ocurre es que en los tiempos que corren, donde se descubren nuevas técnicas y desarrollos tecnológicos casi a diario, los resultados de estos miedos están alcanzando cotas casi surrealistas.

Estamos asistiendo a brotes de sarampión, una enfermedad que gracias a la medicina moderna ya había sido casi relegada al olvido, y todo porque algunos padres inconscientes se dejan llevar por los miedos estúpidos de unos grupos antivacunas con planteamientos medievales. Con las más absurdas convicciones surgen, como setas, colectivos antiantenas que están a un paso de convencernos a todos de colocarnos un capirucho de aluminio en la cabeza que nos proteja de las malvadas ondas invisibles procedentes de las wi-fi. Retorciendo cualquier indicio de racionalidad aparecen iluminados que nos llaman a abandonar todo tipo de tecnología porque nos provocará las enfermedades más dolorosas que se puedan imaginar. Desde el más ridículo y trasnochado concepto de ecolo-espiritismo-fengshui se alzan voces quejándose de que los tomates ya no saben como antes por culpa de los transgénicos, por supuesto, sin saber que no existen tomates transgénicos en el mercado.

Viejos miedos aplicados a nuevos medios. Un encejado y simplista afán de querer vivir en el pasado como si allí se estuviera más seguro que aquí, como si aquellos lejanos días en los que la gente se moría a los 40 años de unas fiebres fueran más saludables que los actuales. Un empeño, tan nostálgico como poco razonado, de querer volver a la antigüedad, donde todo era maravillosamente simple y natural, olvidando eso sí, que cualquiera de nuestras abuelas soñaba en realidad con tener una lavadora automática en lugar de sabañones en las rodillas por lavar en el rio.

Hay gente que opina que antes todo era mejor, pero no especifican hace cuanto… quizá no se conformen hasta que volvamos a la edad de piedra, quizá allí sean felices sin ondas malvadas, ni wifis, ni vacunas… ni patatas.

————————————–
Éste artículo corresponde a la sección “Desde la cubierta del Beagle“, mi colaboración semanal con el periódico Diario de Avisos y su sección de ciencia Principia.

Además aprovecho para recomendar la imprescindible lectura del libro de JM Mulet “Los productos naturales… vaya timo!” en el que, con un estilo directo, ameno y lleno de anécdotas y buenos ejemplos, nos detalla todos los malentendidos y supercherías que existen alrededor de estos productos.

Por último, y resumiendo el espíritu de este artículo os dejo una TED realmente esclarecedora a cargo de un viejo conocido de la Aldea Irreductible, Hans Rosling, con una charla titulada: “La magia de una lavadora”… no se os ocurra perdéroslahttp://video.ted.com/assets/player/swf/EmbedPlayer.swf

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
 

Hay crisis más preocupantes que la económica

La imagen que encabeza este artículo de opinión (aquí podéis verla ampliada) es una satírica caricatura realizada por el dibujante Joseph Keppler para el magazine “The Puck” y se publicó el 23 de enero de 1889… vuelvan a mirar la viñeta, fíjense en todos sus detalles y de nuevo, recuerden el año… 1889.

Para quien no se mueva con soltura en la lengua de Shakespeare diré que la viñeta (titulada “The Bosses of Senate”, los Jefes del Senado), es una cruda representación de la manipulación del poder político por las industrias (mayoritariamente monopolios) de la época. Entrando por la gran puerta, especialmente preparada para ellos, y ocupando la posición dominante del Senado podemos contemplar a los bien cebados lobbys y monopolios cuyos cuerpos gordos y bien alimentados adoptan la forma de una bolsa llena de dólares. Allí se dan cita los representantes del petróleo, del acero, la banca, el carbón… todos en la parte superior del escenario político que preside un cartel: Senado de los monopolios, por los monopolios y para los monopolios… mientras, al fondo, una pequeña puerta cerrada con un gran candado: Entrada de la gente.

Mercados dirigiendo políticos… Una viñeta del siglo XIX que, desafortunadamente, sigue vigente en nuestros días. Un salto en el tiempo de más de de 120 años sin que parezca haberse producido ningún adelanto o mejora significativa.

Esta viñeta es más actual, se publicó hace un par de días y pertenece a “el roto“. Una visión preocupantemente idéntica a la publicada por Joseph Keppler en 1889 que nos pone claramente sobre la mesa unas cartas que llevan sin modificarse siglos.

En este último siglo hemos vivido graves crisis económicas seguidas de periodos de bonanza. El ciclo económico muestra sus altos y bajos demostrando que existen subidas y bajadas. Crisis, seguidas de recuperaciones que vuelven a convertirse en crisis para volver a salir de ellas.

Sin embargo, existen otras crisis de las que no hemos salido ni parece que vayamos a salir. Crisis que se han incrustado en nuestra forma de vida y no sólo no presentan mejoría sino que, como un cáncer, se extienden y se generalizan. Son más preocupantes que la económica y en ellas pueden contemplarse las ruinas de unos sistemas antiguos y desfasados que sin embargo, nos las siguen vendiendo con una aparente imagen moderna.

Crisis de la Democracia.
El próximo 20 de Noviembre tendrán lugar las elecciones generales y estoy convencido de que aún habrá gente que hable de “la fiesta de la democracia”. Es posible que, en los primeros años y tras el fin de una larga dictadura, esta expresión sí tuviera su significado pero, después de casi 40 años y en pleno siglo XXI, creo que introducir un papel en una urna cada cuatro años constituye a estas alturas un evidente estancamiento.

Evidentemente, es una opinión personal y discutible, pero que en 2011 el poder de un ciudadano y el ejercicio real de su soberanía aún siga siendo elegir entre las inexistentes posibilidades que ofrece un sistema eminentemente bipartidista, es un triste bagaje democrático. Nada parece haber cambiado ni evolucionado democráticamente desde aquel 20 de Noviembre de 1975.

Los avances técnicos, tecnológicos y sociales no han ido acompañados de avances en la representatividad. Nuestro sistema democrático se ha vuelto viejo con los años y no nos ha acompañado en el viaje. Insisto: La democracia hoy en día se limita a introducir un papel en una caja cada cuatro años eligiendo entre A o B, y a mi, esto y a estas alturas, ya no me parece un sistema democrático moderno. Sobre todo teniendo en cuenta que una vez elegido el partido que nos gobernará en los próximos cuatro años, tiene carta blanca para hacer practicamente lo que quiera sin que el ciudadano pueda ni rechistar hasta dentro de otros cuatro años.

Pregúntate qué has decidido tú en los últimos cuatro años y preocúpate por la siguiente cuestión: ¿qué vas a decidir en los próximos cuatro?… nada. Recortes en ciencia, investigación, educación, pensiones, sueldos de funcionarios, cambios en la Constitución, rescate de bancos y cajas con dinero público, acuerdos militares y de defensa… y el ciudadano, tú y yo, tratados como niños: se mira pero no se toca… bienvenidos al SPQR del 2011, el gran escenario de los mercados, gobernado por mercados y para los mercados.

Crisis política.
Íntimamente relacionada con la crisis de sistema y seguramente responsable de ella, vivimos una crisis aún más preocupante: la crisis de la clase política. Actualmente tenemos la camada de políticos más vergonzosa e ineficaz de la reciente historia de la democracia. Todos, sin distinción de partido al que pertenezcan. No existe ningún político salvable, todos absolutamente todos suspenden en alguno (o directamente, en la mayoría) de los aspectos necesarios para gobernar con diligencia un país.

Necesitamos buenos gerentes, administradores eficaces y sin embargo tenemos políticos. Actualmente, la definición más precisa de político que se me ocurre es esta: “Político, señor o señora que han decidido vivir de la política. Una persona que desde joven se afilió a un partido y ya no se dedicará a otra cosa durante las próximas décadas. Políticos de larga duración, para toda la vida, sin renovación posible salvo por otros como ellos.

Políticos manejables por los mercados. Políticos corruptos, incluidos sin problemas de conciencia en listas por sus propios partidos. Políticos mentirosos. Políticos que se contradicen de un mes para otro y que no se averguenzan cuando tiras de hemeroteca y les muestras sus propias palabras. Políticos incompetentes porque no tienen ninguna habilidad diferente a la de saber cómo ganarse una silla de cuatro en cuatro años.

Políticos sin ideas, o ¿alguien cree que alguno de los partidos sabe realmente qué hacer para solucionar problemas en los próximos años? La poca preparación, la incompetencia, mala gestión, corrupción y mentiras de nuestros políticos actuales han llegado a conseguir que nos acostumbremos a sus incumplimientos sistemáticos.

Julio Anguita solía decir: “Programa, programa y programa“. Estaba bien en aquellos días en los que alguno podía llegar a creer que un programa servía para algo. Hace ya mucho que los políticos que nos gobiernan (y los que nos gobernarán) dejaron de tener credibilidad y sus programas no solo no se van a cumplir sino que pueden repetidos de una legislatura a otra, sin que hayan hecho nada por cumplirlos. (Lean este post del Teleoperador un breve ejemplo de cómo y, sobre todo, para qué se confecciona un programa: para dar imagen cada cuatro años, nunca para cumplirlo)

Las promesas se quedan en nada y se ganan elecciones simplemente porque el anterior gobierno demostró publicamente ser incompetente, corrupto y manifiestamente manejable por el verdadero poder: el dinero… cuatro años después, las tornas se repiten y volverán a gobernar los que ahora son incompetentes, sin que en el camino haya cambiado nada de su incompetencia, su corrupción o su postramiento a los grandes agentes financieros y económicos.

Hoy por hoy, y con esta clase de políticos nos iría mejor sin gobierno… ¿No me creen? Miren a Bélgica .

Crisis de medios de comunicación.
Enorme. Gigantesca. Desproporcionada. La crisis que arrastran los medios de comunicación no solo se circunscribe al derrumbe de su modelo de financiación, no es el típico y aburrido debate entre periódico de papel e internet, no es solo el formato digital. Es una crisis de valores, de honestidad. Resulta descorazonador y vergonzoso ver cómo la realidad está tan alejada de lo que nos presentan los “grandes” medios que apenas queda una sombra de lo que realmente es.

Vendidos al mejor postor y ante la crisis de ventas, las grandes plataformas informativas se han postrado ante nuevos amos: las ideologías, las economías, los intereses, los patrocinadores, los titulares sensacionalistas, las mentiras disfrazadas y listas para digerir tras pasar por el tamiz de la interpretación.

La realidad es interpretable. Sí, lo es… pero no es deformable, recortable o intercambiable… no debe serlo. El punto de maleabilidad no es infinito y en esta crisis, su límite se está perdiendo hasta convertir la realidad en esperpento.

La objetividad absoluta no existe, pero sí la honestidad y la profesionalidad.

Siempre he sido muy crítico (y aún lo sigo siendo) con el peso y la verdadera influencia en la sociedad de los blogs, las webs, las redes sociales e internet en general. Creemos ser el ombligo del mundo y lo cierto es que ahí afuera, en el mundo real, el gran porcentaje de los ciudadanos conocen lo que ocurre y se informan de la actualidad mediante la prensa en papel, los programas de televisión y la radio. Los medios tradicionales son los que siguen mostrándole al ciudadano qué está pasando y cual es la noticia… y salvo honrosas excepciones, están mintiendo, están deformando y no están siendo honestos.

Para la gran mayoría de la gente, el día a día sigue siendo lo que está escrito en un periódico o lo que dice el telediario y, apoyados en la barra de un bar, entre cerveza y cerveza, terminan llamando perroflauta a un parado que protesta, terminan recriminando a un profesor que tiene muchas vacaciones o terminan convencidos de cualquier titular interesado, manipulado, falso.

Crisis económicas ha habido y seguirá habiendo. Los gráficos económicos están plagados de alzas y caídas, de ascensos y descensos. La crisis económica durará varios años más pero terminará despuntando un nuevo periodo de subidas… sin embargo, existen otras crisis en las que nos hemos estancado desde hace siglos, crisis que no cambian, que no avanzan, errores que se han incrustado en nuestro día a día y que se están convirtiendo en permanentes, en irresolubles, en eternos.

Esta es la viñeta de Manel Fontdevila para el día de hoy, 16 de octubre de 2011… ¿alguien la distingue de la que publicara el dibujante Joseph Keppler hace 122 años en aquel The Puck?

Viñetas de 1889 que siguen reflejando las mismas crisis siglos después.

———————
Archivado en la Sección: Artículos de Opinión

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 16, 2011 en articulo opinion, economia, politica

 

Ay… Catilina, Catilina…

Como seguramente todos ya sabréis, el director del diario El Mundo, que en twitter es @pedroj_ramirez, la ha liado y bien liada en internet publicando una foto que claramente “recorta” la realidad por donde a él más le conviene. La polémica la podéis encontrar bien expuesta en este artículo del blog Loca academia de Vaders.

En realidad, este tipo de disputas periódisticas no suelen tener cabida en la Aldea Irreductible, principalmente porque no me interesan y sobre todo porque ni son nuevas ni son originales, seguro que muchos recuerdan el artículo de Guillermo ¿Por qué llora?, aquel post en el que el periódico nazi Völkischer Beobachter “interpretaba” las lágrimas de la señora diciendo que eran de emocionante alegría al ver llegar a los alemanes… era “su” visión.

En fin, otros blogs seguro que tratarán mejor este claro ejemplo de malaprensa. A mí, personalmente, me ha llamado mucho más la atención otra cosa.

El señor Pedro J. Ramirez ha contestado a las críticas, diciendo que es una interpretación que refleja la postura de su periódico frente a la realidad (algo muy discutible) y se ha deshecho de los comentarios (imagino que algunos subidos de tono) con lo que él considera su lema vital:

Adversarum ímpetus rerum viri fortis non vertit animum

Ese parece ser el lema vital, el principio rector, la mecánica de las esferas que dirige la vida del director de El Mundo… algo así como “la adversidad no puede con el ánimo del hombre fuerte (o valiente, como queráis)”.

Tan importante es esta divisa que el periodista se enorgullece y se siente superior al citarla, volando por el resto de los mortales que no comprenden su don de lenguas.

Es un recurso bastante barato para colocarse por encima de alguien… soltarle un latinajo y dejarlo dudando durante un rato. Pero claro, aquí hay un problema, señor Ramírez, para soltar latinajos y sentirse superior soltándolos… hay que saber soltarlos.

Lo siento, estimado Pedro J. pero en latín NO existen las tildes… por mucho ímpetu que le ponga. Todo un FAIL por su parte, ir dando lecciones a la gente porque no hayan comprendido su erudita divisa, y no saber escribirla correctamente. No sé si sería del gusto del propio de Séneca.

Si es por latinajos, ahora mismo estoy pensando en otro de Ciceron… se lo dejo en el título.

—————————
Archivado en la Sección: Artículos de Opinión.

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
3 comentarios

Publicado por en septiembre 14, 2011 en actualidad, articulo opinion

 

La pantomima del modelo sostenible

Bevatrón | acelerador de partículas (sincrotrón) del Berkeley Lab.
Comenzó a operar en 1954 y un año después consiguió descubrir el antiprotón

Durante los tensos años de la guerra fría, Melvin Price, a la sazón presidente del subcomité del congreso de Estados Unidos para la investigación y el desarrollo por aquella época, tuvo la inusitada oportunidad de visitar el Laboratorio de Física de Partículas situado en Dubna, una localidad cercana a Moscú y reunirse con científicos rusos.

En aquel encuentro, uno de de los físicos rusos se le acercó y le preguntó cómo conseguían los científicos americanos los fondos necesarios para poder continuar con sus investigaciones. Price, teniendo en cuenta las múltiples reservas que a buen seguro existían en aquella época al borde de la guerra, le hizo un resumen del largo y tedioso camino burocrático que se debía seguir a la hora de conseguir el dinero indispensable para la ciencia, y en particular para conseguir el presupuesto necesario que requería la construcción de los primeros aceleradores de partículas.

El científico ruso, la historia no ha querido recordar su nombre, movió su cabeza de un lado para otro en señal de negación y le respondió: “Eso no es cierto… no es así cómo lo consiguen. Ustedes obtienen el dinero diciendo que nosotros los rusos tenemos un sincrotrón de 10.000 millones de electrón-voltios y que América necesita uno de 20.000 millones de electrón-voltios”.

Melvin Price sonrió y asintió con la cabeza. Sí, algo de eso hay, ¿así lo consiguen también en Rusia?

El físico ruso miró al americano y contestó: Es la única manera.

Construcción del Cosmotrón | Brookhaven National Laboratory (1948)

Han pasado más de 50 años desde aquellos convulsos años, y las cosas siguen igual. Las peligrosas tensiones entre los dos bloques han desaparecido y, el interés de los políticos por la ciencia sigue siendo el mismo: un instrumento para sus particulares objetivos. En la guerra fría la ciencia era el instrumento con el que adelantar al oponente, el tonto útil que les servía para dominar el espacio, para posicionarse como potencia nuclear o para clavar su bandera en la Luna antes que el contrincante.

Ni en aquellos días, ni en los nuestros, había un verdadero interés científico por parte de los políticos. Seamos sinceros, no estaban interesados en descubrir y conocer los ladrillos básicos de la materia mediante la física de partículas, y pasaban tres pueblos de lo que se pudiera descubrir en el espacio salvo que les sirviera para adelantarse a los rusos.

En el escenario de la política, la ciencia tan solo es un títere con el que conseguir otras metas, una pantomima efectista y publicitaria en su discurso de cara al público. Les hace quedar modernos.

El político no está interesado en el comportamiento de la luz salvo que el Arquímedes de turno le pueda construir un espejo ustorio con el que ganar alguna batalla. Al político le interesa el poder, no el saber… y no le digas que saber es poder, que no lo entiende.

Por eso rara vez verás científicos en la política, y viceversa, una vergonzosa, abrumadora e inmensa mayoría políticos que nos representan, nos dirigen y nos administran muestran incautos (e incluso en alguna ocasión, orgullosos) una aterradora carencia del más elemental conocimiento de ciencia. Escalofríos me entran al recordar la entrevista a pie de Congreso que hicieron en el programa televisivo Caiga quien Caiga en la que preguntaban a los diputados si sabían qué era el CO2

No, el político no está interesado en la ciencia. Y mentirá, mentirá y volverá a mentir, usando palabras como innovación, desarrollo, modelo sostenible, avance tecnológico, conocimiento científico… palabras vacías sin un apoyo real.

Cuando Alexander von Humboldt, otro de los grandes naturalistas que visitó Canarias en sus viajes de descubrimientos, se reunió en Aranjuez con Carlos IV en el Real Palacio de Aranjuez para pedirle su ayuda en la empresa científica que tenía planeada, la primera pregunta que el monarca español le hizo fue “Y esto ¿cuánto me va a costar?”… afortunadamente, el alemán poseía un extenso patrimonio fruto de una herencia con el cual hizo frente a sus propios viajes, porque si hubiera dependido del dinero procedente del poder político estaríamos hablando de una historia bien distinta.

El Telescopio Espacial James Webb en peligro por los recortes en presupuesto en la NASA

Hagamos recuento… ¿cuántas veces han oído en los últimos años palabras como éstas, mientras se recortaba el presupuesto de la ciencia? ¿Cuántas veces han hablado de superar el modelo del ladrillo y buscar un nuevo modelo basado en I+D+i, mientras que con la otra mano dejaban con el culo al aire a los investigadores y científicos? La coherencia tampoco es uno de los puntos fuertes de nuestros electos representantes.

Se suele decir que las carreras de ciencias en España tienen tres posibles salidas: por tierra, por mar o por aire… nuestros científicos siguen huyendo hoy de las mismas penurias de las que ya se quejaba Ramón y Cajal.

Fuga de cerebros dicen algunos, seguro que no verán nunca una fuga de políticos.

Pero ahí fuera la ciencia se maneja de igual manera. Como en el encuentro de los dos físicos en la guerra fría, no importa el bloque en el que estés, algunas cosas no cambian. Vivimos en un mundo donde posiblemente se cancele uno de los proyectos más ilusionantes del siglo XXI, el Telescopio Espacial James Webb, la que puede ser nuestra mirada más profunda y reveladora al Universo desde el Hubble, porque su presupuesto de 8.700 millones de dólares es muy elevado, mientras tanto se preparan las Olimpiadas de Londres que costarán algo más de 20.000 millones, y raro es el alcalde que no se infla de orgullo presentando una y otra vez su candidatura a tan magno evento.

Se acercan las elecciones y por la boca de todos los políticos volverán a brotar las palabras mágicas… innovación, modelo sostenible, desarrollo, investigación, ciencia… volverán a asegurar que hay que dejar atrás el modelo basado en el ladrillo, ahora hay que buscar modelos basados en el avance y la tecnología… mentiras, todo mentiras en la pantomima de la política, el teatrillo de las marionetas dónde el muñecote de la ciencia, en los últimos episodios, se mueve con una mano, mientras que en la otra se oculta una tijera lista para el recorte en los presupuestos…

————————————–
Éste artículo corresponde a la sección “Desde la cubierta del Beagle“, mi colaboración semanal con el periódico Diario de Avisos y su sección de ciencia Principia.

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles