RSS

Archivo de la categoría: economia

Así, así aprenderán estos romanos…

Nos situamos en el 33 después de Cristo, año arriba, año abajo. Famélico, herido tras un intenso tormento y exhausto tras el sacrificio de haber llevado a cuestas la propia cruz donde le crucificarán, encontramos a Brian. Un buen tipo al que la mala suerte le colocó en el lugar equivocado en el momento menos indicado.

Una especie de españolito de nuestros tiempos que, tras el calvario sufrido durante 7 años por la ineptitud de los anteriores gobernantes, se encuentra clavado en las estacas de los mercados. Tiempos convulsos en los que el Senatus populusque romanum se llama Europa y sus legiones aprietan al más pintado.

Y ahí que está nuestro españolito Brian, a merced de los desfavorables vientos cuando, de repente, y cuando casi todo está perdido, aparece una brizna de esperanza. Desde la colina, blandiendo sus afiladas espadas, se divisa al pelotón liberador…

Por fin algo de suerte, por fin alguien que le salvará del lúgubre destino que le aguarda en la cruz. Un aguerrido grupo de valientes dispuestos a hacerse cargo de la situación y que, con las ideas claras, le sacará del atolladero.

La nueva reforma laboral elaborada por el Partido Popular, que desde ayer sábado ya está publicada en el BOE, convierte al nuevo gobierno en la viva imagen del Frente del Pueblo Judaico, escuadrón de suicidio.

Crear empleo mediante facilitar y abaratar el despido, una brillante idea que generará tanta ilusión como confianza ha creado el cambio de gobierno. Subir los impuestos y a la vez invitar a los dicharacheros empresarios españoles a reducir el sueldo de sus trabajadores. Conseguir el record mundial de lanzamiento de programa electoral en tan solo un mes y medio.

Ayer lanzaba en twitter una invitación: ¿Qué os apostáis a que llegamos a 6 millones de parados en este año?… Nadie me la aceptó… Me acusaron de jugar sobre seguro y la mayoría encaminaba sus cifras a los 7 millones antes del 2013.

Pero no importa, el gobierno seguirá con su brillante plan de recortar ciencia e investigación, reconstruir los derechos sociales a su conveniencia, rebajar sueldos y abaratar el despido… Ellos lo ven claro, lo tienen tan claro que no dudarán en blandir su espada, abrirse el pecho y gritar bien alto: así, así aprenderán estos romanos…

———————
Archivado en la Sección: Artículos de Opinión.

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles 

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);

 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 12, 2012 en articulo opinion, economia, politica

 

Hay crisis más preocupantes que la económica

La imagen que encabeza este artículo de opinión (aquí podéis verla ampliada) es una satírica caricatura realizada por el dibujante Joseph Keppler para el magazine “The Puck” y se publicó el 23 de enero de 1889… vuelvan a mirar la viñeta, fíjense en todos sus detalles y de nuevo, recuerden el año… 1889.

Para quien no se mueva con soltura en la lengua de Shakespeare diré que la viñeta (titulada “The Bosses of Senate”, los Jefes del Senado), es una cruda representación de la manipulación del poder político por las industrias (mayoritariamente monopolios) de la época. Entrando por la gran puerta, especialmente preparada para ellos, y ocupando la posición dominante del Senado podemos contemplar a los bien cebados lobbys y monopolios cuyos cuerpos gordos y bien alimentados adoptan la forma de una bolsa llena de dólares. Allí se dan cita los representantes del petróleo, del acero, la banca, el carbón… todos en la parte superior del escenario político que preside un cartel: Senado de los monopolios, por los monopolios y para los monopolios… mientras, al fondo, una pequeña puerta cerrada con un gran candado: Entrada de la gente.

Mercados dirigiendo políticos… Una viñeta del siglo XIX que, desafortunadamente, sigue vigente en nuestros días. Un salto en el tiempo de más de de 120 años sin que parezca haberse producido ningún adelanto o mejora significativa.

Esta viñeta es más actual, se publicó hace un par de días y pertenece a “el roto“. Una visión preocupantemente idéntica a la publicada por Joseph Keppler en 1889 que nos pone claramente sobre la mesa unas cartas que llevan sin modificarse siglos.

En este último siglo hemos vivido graves crisis económicas seguidas de periodos de bonanza. El ciclo económico muestra sus altos y bajos demostrando que existen subidas y bajadas. Crisis, seguidas de recuperaciones que vuelven a convertirse en crisis para volver a salir de ellas.

Sin embargo, existen otras crisis de las que no hemos salido ni parece que vayamos a salir. Crisis que se han incrustado en nuestra forma de vida y no sólo no presentan mejoría sino que, como un cáncer, se extienden y se generalizan. Son más preocupantes que la económica y en ellas pueden contemplarse las ruinas de unos sistemas antiguos y desfasados que sin embargo, nos las siguen vendiendo con una aparente imagen moderna.

Crisis de la Democracia.
El próximo 20 de Noviembre tendrán lugar las elecciones generales y estoy convencido de que aún habrá gente que hable de “la fiesta de la democracia”. Es posible que, en los primeros años y tras el fin de una larga dictadura, esta expresión sí tuviera su significado pero, después de casi 40 años y en pleno siglo XXI, creo que introducir un papel en una urna cada cuatro años constituye a estas alturas un evidente estancamiento.

Evidentemente, es una opinión personal y discutible, pero que en 2011 el poder de un ciudadano y el ejercicio real de su soberanía aún siga siendo elegir entre las inexistentes posibilidades que ofrece un sistema eminentemente bipartidista, es un triste bagaje democrático. Nada parece haber cambiado ni evolucionado democráticamente desde aquel 20 de Noviembre de 1975.

Los avances técnicos, tecnológicos y sociales no han ido acompañados de avances en la representatividad. Nuestro sistema democrático se ha vuelto viejo con los años y no nos ha acompañado en el viaje. Insisto: La democracia hoy en día se limita a introducir un papel en una caja cada cuatro años eligiendo entre A o B, y a mi, esto y a estas alturas, ya no me parece un sistema democrático moderno. Sobre todo teniendo en cuenta que una vez elegido el partido que nos gobernará en los próximos cuatro años, tiene carta blanca para hacer practicamente lo que quiera sin que el ciudadano pueda ni rechistar hasta dentro de otros cuatro años.

Pregúntate qué has decidido tú en los últimos cuatro años y preocúpate por la siguiente cuestión: ¿qué vas a decidir en los próximos cuatro?… nada. Recortes en ciencia, investigación, educación, pensiones, sueldos de funcionarios, cambios en la Constitución, rescate de bancos y cajas con dinero público, acuerdos militares y de defensa… y el ciudadano, tú y yo, tratados como niños: se mira pero no se toca… bienvenidos al SPQR del 2011, el gran escenario de los mercados, gobernado por mercados y para los mercados.

Crisis política.
Íntimamente relacionada con la crisis de sistema y seguramente responsable de ella, vivimos una crisis aún más preocupante: la crisis de la clase política. Actualmente tenemos la camada de políticos más vergonzosa e ineficaz de la reciente historia de la democracia. Todos, sin distinción de partido al que pertenezcan. No existe ningún político salvable, todos absolutamente todos suspenden en alguno (o directamente, en la mayoría) de los aspectos necesarios para gobernar con diligencia un país.

Necesitamos buenos gerentes, administradores eficaces y sin embargo tenemos políticos. Actualmente, la definición más precisa de político que se me ocurre es esta: “Político, señor o señora que han decidido vivir de la política. Una persona que desde joven se afilió a un partido y ya no se dedicará a otra cosa durante las próximas décadas. Políticos de larga duración, para toda la vida, sin renovación posible salvo por otros como ellos.

Políticos manejables por los mercados. Políticos corruptos, incluidos sin problemas de conciencia en listas por sus propios partidos. Políticos mentirosos. Políticos que se contradicen de un mes para otro y que no se averguenzan cuando tiras de hemeroteca y les muestras sus propias palabras. Políticos incompetentes porque no tienen ninguna habilidad diferente a la de saber cómo ganarse una silla de cuatro en cuatro años.

Políticos sin ideas, o ¿alguien cree que alguno de los partidos sabe realmente qué hacer para solucionar problemas en los próximos años? La poca preparación, la incompetencia, mala gestión, corrupción y mentiras de nuestros políticos actuales han llegado a conseguir que nos acostumbremos a sus incumplimientos sistemáticos.

Julio Anguita solía decir: “Programa, programa y programa“. Estaba bien en aquellos días en los que alguno podía llegar a creer que un programa servía para algo. Hace ya mucho que los políticos que nos gobiernan (y los que nos gobernarán) dejaron de tener credibilidad y sus programas no solo no se van a cumplir sino que pueden repetidos de una legislatura a otra, sin que hayan hecho nada por cumplirlos. (Lean este post del Teleoperador un breve ejemplo de cómo y, sobre todo, para qué se confecciona un programa: para dar imagen cada cuatro años, nunca para cumplirlo)

Las promesas se quedan en nada y se ganan elecciones simplemente porque el anterior gobierno demostró publicamente ser incompetente, corrupto y manifiestamente manejable por el verdadero poder: el dinero… cuatro años después, las tornas se repiten y volverán a gobernar los que ahora son incompetentes, sin que en el camino haya cambiado nada de su incompetencia, su corrupción o su postramiento a los grandes agentes financieros y económicos.

Hoy por hoy, y con esta clase de políticos nos iría mejor sin gobierno… ¿No me creen? Miren a Bélgica .

Crisis de medios de comunicación.
Enorme. Gigantesca. Desproporcionada. La crisis que arrastran los medios de comunicación no solo se circunscribe al derrumbe de su modelo de financiación, no es el típico y aburrido debate entre periódico de papel e internet, no es solo el formato digital. Es una crisis de valores, de honestidad. Resulta descorazonador y vergonzoso ver cómo la realidad está tan alejada de lo que nos presentan los “grandes” medios que apenas queda una sombra de lo que realmente es.

Vendidos al mejor postor y ante la crisis de ventas, las grandes plataformas informativas se han postrado ante nuevos amos: las ideologías, las economías, los intereses, los patrocinadores, los titulares sensacionalistas, las mentiras disfrazadas y listas para digerir tras pasar por el tamiz de la interpretación.

La realidad es interpretable. Sí, lo es… pero no es deformable, recortable o intercambiable… no debe serlo. El punto de maleabilidad no es infinito y en esta crisis, su límite se está perdiendo hasta convertir la realidad en esperpento.

La objetividad absoluta no existe, pero sí la honestidad y la profesionalidad.

Siempre he sido muy crítico (y aún lo sigo siendo) con el peso y la verdadera influencia en la sociedad de los blogs, las webs, las redes sociales e internet en general. Creemos ser el ombligo del mundo y lo cierto es que ahí afuera, en el mundo real, el gran porcentaje de los ciudadanos conocen lo que ocurre y se informan de la actualidad mediante la prensa en papel, los programas de televisión y la radio. Los medios tradicionales son los que siguen mostrándole al ciudadano qué está pasando y cual es la noticia… y salvo honrosas excepciones, están mintiendo, están deformando y no están siendo honestos.

Para la gran mayoría de la gente, el día a día sigue siendo lo que está escrito en un periódico o lo que dice el telediario y, apoyados en la barra de un bar, entre cerveza y cerveza, terminan llamando perroflauta a un parado que protesta, terminan recriminando a un profesor que tiene muchas vacaciones o terminan convencidos de cualquier titular interesado, manipulado, falso.

Crisis económicas ha habido y seguirá habiendo. Los gráficos económicos están plagados de alzas y caídas, de ascensos y descensos. La crisis económica durará varios años más pero terminará despuntando un nuevo periodo de subidas… sin embargo, existen otras crisis en las que nos hemos estancado desde hace siglos, crisis que no cambian, que no avanzan, errores que se han incrustado en nuestro día a día y que se están convirtiendo en permanentes, en irresolubles, en eternos.

Esta es la viñeta de Manel Fontdevila para el día de hoy, 16 de octubre de 2011… ¿alguien la distingue de la que publicara el dibujante Joseph Keppler hace 122 años en aquel The Puck?

Viñetas de 1889 que siguen reflejando las mismas crisis siglos después.

———————
Archivado en la Sección: Artículos de Opinión

Para conocer las novedades de la Aldea

Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 16, 2011 en articulo opinion, economia, politica

 

Cuando Estados Unidos tenía cien mil tipos diferentes de dólares

El dolar es seguramente la moneda más reconocible de todo el mundo. Sin ir más lejos, hace algo menos de un año ya pasaba por la Aldea la anécdota de cómo se realizó el retrato más famoso del mundo.

Sin embargo, esto no siempre fue así, e incluso hubo una época en la que por Estados Unidos circularon unos cien mil tipos de dólares diferentes… La historia de este pequeño trozo de papel, aún tiene muchas anécdotas escondidas.

Dolar principios siglo XIX

En 1791 nace el primer Banco Central Federal de Estados Unidos en la ciudad de Philadelphia. Aunque para ser sinceros, como banco era toda una chapuza… Tenía muchos detractores que estaban en contra de una banca centralizada y sobre todo, contaba con un gran handicap: No tenía potestad para emitir moneda.

Dolar principios siglo XIX

Sus poderosos adversarios finalmente consiguieron cerrarlo 20 años más tarde y, ante esta situación, el Gobierno Federal optó por una solución que a la larga iba a traer más quebraderos de cabeza.

Dolar principios siglo XIX

La solución consistía en autorizar la emisión de dólares a los propios bancos… Una solución que hoy parecería descabellada y que permitía a los bancos particulares imprimir y emitir sus propios dólares.

Dolar principios siglo XIX

El resultado ya os lo podéis imaginar… En Estados Unidos existían a principios del siglo XIX unos ocho mil bancos que emitieron una media de 8 billetes cada uno.

Además y para complicarlo todo aún más, también se permitió emitir su propia moneda a algunas grandes empresas como compañías ferroviarias o mineras.

Dolar principios siglo XIX

Nos encontramos además en un periodo decisivo en la Historia de Estados Unidos ya que, alrededor de 1820, comenzaba lo que se ha denominado “La conquista del Oeste”. Grandes masas de población se desplazaron hacia una gran cantidad de territorios y la importancia de una moneda fuerte y reconocible era de gran importancia.

Imaginemos que tenías tus billetes de tu banco en Tennessee y querías pagar en una tienda en Washington… El tendero miraba tu billete y te decía que ese dolar no valía un dolar

Seguramente te diría que ese “banco de Tennessee” no era fiable y que sus billetes no eran seguros. Comenzaba aquí un regateo para ver cuánto valía tu dolar. Evidentemente tú dirías que tu dolar vale un dolar, pero no siempre lo conseguirías…

Dolar principios siglo XIX

Pero, como ya os podéis imaginar, quienes de verdad disfrutaron con todo este maremagnum de billetes fueron los falsificadores.

En una época en la que el pueblo llano apenas veía papeles impresos a parte de la biblia, el trabajo de los falsificadores era relativamente sencillo… Mucho más sencillo cuando, los más listos se dieron cuenta de que, en realidad, no era necesario copiar billetes ya existentes, sino que lo más fácil y efectivo era crear sus propios diseños…

Incluso llegaron a crear dólares emitidos por bancos inexistentes, con diseños y dibujos inventados… Entre todo aquel desbarajuste, ¿Quién se iba a dar cuenta?…

http://www.goear.com/files/external.swf?file=13422cc
Música del Post | Mark Knopfler

Fuentes y más información:
La anécdota la encontré en el estupendo espacio de Televisión Española llamado “La noche temática” que hace un tiempo emitió el documental “La fabulosa historia del dolar”, en el que además podéis ver muchas más curiosidades sobre esta moneda.
Las imágenes de los dólares de aquella epoca que os dejo para ilustrar el artículo, son capturas de pantalla que he extraído de este documental. Pertenecen a la epoca de 1810 a 1830.

—————–
Archivado en la Sección: Los Artículos de la Aldea (Historia)

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
 

EL EXTRAÑO CASO DEL ACTOR QUE DESPLOMABA LA BOLSA CUANDO APARECÍA EN TELEVISIÓN (1992)

El protagonista de nuestra historia de hoy (que es cierta, por increíble que parezca) no es un político o un gran mandatario internacional, ni siquiera un economista… es un popular actor de series de televisión en Hong Kong, y se llama Adam Cheng.

Extrañamente durante la década de 1990, durante la emisión de al menos seis series que protagonizaba en la televisión, se produjo, también por seis veces, el desplome simultáneo y repentino del índice de la Bolsa de Hong Kong… la capital financiera de Asia.

El peculiar fenómeno ha sido popularmente denominado Ding Hai effect, y ha sido estudiado por economistas y corredores de Bolsa de todo el mundo. Se sabe incluso que importantes bancos como Crédit Lyonnais, entre otros, han elaborado informes acerca de este asunto.

La curiosa historia comienza en octubre de 1992, cuando fue emitida la serie dramática Greed of Man (La codicia del hombre) protagonizada por Adam Cheng, y que versaba sobre el mundo de las finanzas y del mercado de valores.

Cheng encarnaba el papel de Ding Hai (que da nombre al extraño fenómeno), un inversor que se hacía rico comprando en mercados bajistas mientras que muchos otros iban a la quiebra.

Pues bien, durante el tiempo en que fue emitida la serie, el índice de la Bolsa de Hong Kong, bajó cerca de 600 puntos.

Índice Hang Seng de la Bolsa de Hong Kong

Más tarde se observó que el efecto se producía siempre que era transmitida una nueva serie protagonizada por Cheng, y así, por ejemplo:

En noviembre de 1994 se emitió “Instinct” (Instinto) y el índice cayó más de 2.000 puntos. En Septiembre de 1996 le tocó el turno a “Once Upon a Time in Shanghai” (Érase una vez en Shanghai), en esta ocasión cayó 300 puntoslo mismo sucedió con otras emisiones en 1997 y 1999.

Incluso en septiembre de 2000, durante la emisión del “remake” de la primera serie, “La codicia del hombre”, volvió a caer la bolsa, y volvió a pasar con otras series en 2004, 2005 y 2007.

Finalmente, el pasado 30 de marzo de 2009 se estrenó la serie “The King of Snooker” y el índice cayó 663,17 puntos.

“Hongkonés” preocupado por el desplome de la bolsa

¿Cómo es posible que la aparición en televisión de una persona pueda afectar al mercado bursátil de Hong Kong de manera tan significativa?

Hasta hoy nadie puede explicarlo y parece que no hay una razón sólida para tal sorprendente efecto.

Algunos inversores han argumentado que el efecto no es más que una serie de coincidencias.

Dejando aparte todo tipo de teorías infumables (profecías, etc), los análisis tal vez más fundados entienden que la relación entre la primera de las emisiones en 1992, “Greed of Man” (La codicia del hombre), y la bajada de la bolsa sí que fue una simple coincidencia, pero a partir de ahí entraron en juego otros aspectos más complejos.

Uno de ellos fue que la coincidencia (emisión de la primera serie y desplome de la bolsa) produjo un gran impacto negativo y creó una fuerte percepción mental de vinculación de la serie y su protagonista con el desastre bursátil.

A partir de ahí, también hay que tener en cuenta que Hong Kong es un territorio predominantemente poblado por habitantes chinos, culturalmente muy supersticiosos, que de alguna manera hicieron culpable a Adam Cheng, de forma duradera, de la caída de la Bolsa y, por lo tanto, cada vez que aparecía en la caja tonta, los inversores entraban en pánico, en particular los de poca monta (aunque muchos en número) estrellando el mercado ellos mismos.

Pero este hecho tan hecho tan irracional no tendría por qué haber afectado también a profesionales e inversores institucionales que predominan el mercado.

Según los analistas financieros, la razón podría ser que estos inversores profesionales e informados se dieran cuenta de las reacciones de los pequeños inversores (poco informados y supersticiosos cada vez que salía Cheng en la televisión), beneficiándose del efecto Ding Hai y aprovechando la previsible bajada del mercado de valores para especular, sabiendo además que las bajadas del índice bursátil producidas por el efecto Ding Hai volverían a la normalidad, si no el mismo día de la emisión de las series, al día siguiente.

Adam Cheng | El “culpable”

En cierta ocasión, uno de los inversores afectados demandó a Adam Cheng por HK $ 1.000.000 para recuperar sus pérdidas en Bolsa después uno de los estrenos de Cheng…

… Otros lanzaron huevos al actor después de algunos de los desplomes del mercado de valores.

El propio actor Adam Cheng se vio afectado en su carrera profesional durante la década de 1990 puesto que la televisión de Hong Kong trató de evitar en cierta medida su contratación y aparición en las series porque no quería asumir la responsabilidad de más caídas de la Bolsa.

Ahora, cuando un nuevo espectáculo protagonizado por Adam Cheng está a punto de estrenarse, muchos corredores de bolsa e inversores en Hong Kong se muestran cautelosos, anticipándose a una posible caída en el mercado bursátil.

Fuentes y más información:
No he encontrado ninguna referencia en castellano acerca de este curioso y extraño efecto Ding Hai.
Aparte de los enlaces que he dejado en el texto, existe numerosa información en inglés sobre el asunto. He seleccionado estos dos artículos de portales especializados en inversiones y finanzas (1 y 2), que también he utilizado como fuente y que hacen un buen relato y análisis de esta sorprendente historia.

——————————–
Artículo realizado por Guillermo

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 

PODCAST IRREDUCTIBLE – CAPITULO 21 – JOHN NASH

Llegamos ya al capítulo 21 de estos archivos sonoros de Historia y Ciencia… ¡Quién lo iba a decir!

Y en esta ocasión vamos a conocer la vida y obra de un matemático al que la mayoría de nosotros ha conocido gracias al cine… a la película de Ron Howard con Russel Crowe, una mente maravillosa.

En este podcast conoceremos a John Nash. Un personaje muy complejo, con una biografía complicada de contar.

En 1994 John Nash era galardonado con el Premio Nóbel por sus aportaciones a la teoría de juegos en economía. Las ecuaciones que realizó en Princeton en la década de los años 50 supusieron una revolución dentro de las teorías económicas que teníamos hasta el momento.

Además de su vida, nos adentraremos (dentro de nuestras posibilidades) en los entresijos de sus ecuaciones y de sus teorías…

Os invito a comenzar un viaje por la genialidad, la locura, las matemáticas y el cine… John Nash.

http://www.archive.org/flow/flowplayer.commercial-3.0.5.swf

http://www.estvideo.net/dew/media/dewplayer-vol.swf?mp3=http://www.archive.org/download/PodcastIrreductible21-JohnNash/JohnNashPodcastCompleto.mp3&bgcolor=FFFFFF&showtime=1

DESCARGAR EL PODCAST:
– 68MB DESCARGA DIRECTA FORMATO .MP3 (Botón derecho del ratón + Guardar enlace como…)
– 31MB DESCARGA DIRECTA FORMATO .OGG
– 68MB DESCARGA EN FORMATO COMPRIMIDO .ZIP
– 68MB DESCARGA MEDIANTE MEGAUPLOAD
DESCARGA EN OTROS FORMATOS
DESCARGA EN iTUNES

Las Músicas utilizadas en este Podcast están bajo Licencia Creative Commons.
Roger Subirana
David Ospina
Enzo Carlino
DJ Fab
Evan
Alexander Blu
– Canción “Funny Thing” de Daniel Gray

——————————————————
SUSCRIBETE AL PODCAST DE HISTORIA Y CIENCIA
LA ALDEA IRREDUCTIBLE

 
 

CANCION PROTESTA CONTRA UN CUATRILLÓN DE DÓLARES

Todavía me cuesta llamar siglo pasado a nuestro siglo XX, aún así… lo intentaré y comenzaré la semana en los años 60 del siglo pasado.

En aquellos años, los sueños aún no venían empaquetados en finas láminas de plasma… los sueños se compartían los viernes por la noche, junto a la familia y una tortilla de papas, mirando la pantalla de un pesado aparato… los sueños en aquellos días eran en blanco y negro.

El 8 de enero de 1968, el sueño se hizo televisión y aparecía en antena un concurso… un número… y mucho, mucho dinero… Comenzaba la emisión de “Un millón para el mejor” y España abría los ojos embobada a una cantidad inimaginable para un Pérez cualquiera…

Tener un millón era ser millonario y, aquel uno seguido de seis ceros, significaba para el españolito medio el mayor número del mundo… el googol ibérico de la televisión.

Pero eso como va a ser… en esa maleta no hay un millón de pesetas, hombre… eso es imposible.

Aquel número significaba todo un sueño… el número de la felicidad… un himno a las vacaciones perpetuas en Benidorm, rodeado de suecas en bikini y estampas Landistas-Ozorianas.

Mientras los españoles soñaban con la maleta del millón de pesetas, otro soñador dejaba, flotando en el aire, un sueño bien distinto… otra clase de himno, una canción protesta que se convirtio en banda sonora de toda una generación… Robert Zimmerman, Bob Dylan, soltaba su particular bofetada al sistema, a los políticos, a la sociedad… una canción que sonaba también en blanco y negro, y que traía implícita una profecía…

Times they are a-changing.

http://www.dailymotion.com/swf/x2lfz3&related=0

Pero el tiempo pasó, e irremediable, nos trajo en su balsa hasta hoy… hasta aquí.

Los sueños siguen siendo los mismos, pero estamos en crisis y se ven más lejanos.
Se reunen los dirigentes, se reunen los cabecillas… quieren solucionar esa puñetera crisis… y vuelven a sorprender al ciudadano de a pie con otra gran cifra… 1 Billón.

El G20, un número demasiado pequeño, que habla de números grandes…

Un billón de dólares para arreglar el mundo… su mundo.
Un billón de dólares para volver a colocar la balanza donde estaba… donde quieren que esté.

Y entonces recuerdo a Meek, el artista del graffiti y su obra callejera… un indigente con un cartel:
Keep your coins, I want Change“… Guardate tus monedas, yo quiero cambiar…

Un billón para arreglar el mundo… ¡Qué número más ridículo!… ¿Por qué un billón?… ¿Por qué no mil billones?… ¿Qué tal un trillón?… No, espera… ¡Un Cuatrillón de dólares!

Siguen sin ofrecernos un cambio, tan sólo aumentan el número de ceros a la derecha de ese uno.

Han pasado 40 años desde aquel millón en blanco y negro, y los sueños siguen siendo los mismos, aunque con más ceros…

Han pasado casi 50 desde su canción, Señor Zimmeman, y lo siento pero debo decírselo… Usted estaba equivocado… los tiempos no están cambiando, tan sólo nos engañan con números cada vez más grandes.

Siguen sin darnos un cambio, tan sólo nos arrojan monedas

Pero todo esto, Señor Zimmerman… usted ya lo sabía, quizá por eso en 1996 le vendió los derechos de su canción protesta, el himno de una generación, a un gran Banco de Canadá para que pudiera hacer un anuncio en la tele…

———————-
Archivado en la Sección: Empezamos la Semana

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
3 comentarios

Publicado por en abril 6, 2009 en articulo opinion, economia, musica

 

DOCUMENTALIA – ZEITGEIST ADDENDUM 2008

Tras el espectacular éxito del primer Documental, los creadores de Zeitgeist han vuelto al ataque y han editado una segunda entrega de Zeitgeist hace unos meses.

El documental se llama Zeitgeist Addendum y trata un tema que en estos meses copa todas las portadas de los periódicos, todos los telediarios y todas las conversaciones en casi cualquier parte del mundo: La Economía y sobre todo, el decadente sistema económico que nos domina.

Si en el primer documental, os pedía que lo vierais con precaución, puesto que había partes bastante conspiranoicas (en especial la del 11 S), en este nuevo documental debo repetir la misma consigna: Visionarlo con cautela.

El documental incide en una cuestión fundamental: ¿Cómo se crea el dinero? es decir, ¿de dónde sale el dinero que existe? Una pregunta que parece insignificante, pero que es el germen de todo el sistema económico mundial.

Un documental sobre los entresijos y lados ocultos de la Economía a gran escala que arroja un impactante resultado: El dinero es deuda.

Actualmente , en papel, en dinero contante y sonante, sólamente hay circulando un 5% del dinero que existe… el resto, el 95& del dinero, son movimientos electrónicos de unos bancos a otros o de bancos centrales a gobiernos.

Pero aún así, si realmente dispusieramos de todo el dinero del mundo en nuestas manos, no podríamos pagar la deuda existente en base a ese dinero… Logicamente, este concepto arroja algunas contradicciones evidentes, en las que el Documental no entra o no quiere entrar… No todo en la economía es dinero… Hay otras cosas que tienen valor, y evidentemente el dinero tiene el valor que nosotros le damos…

De todos modos, echarle un vistazo porque está bastante bien realizado (al menos la parte económica). El resto de conspiraciones, como siempre, saltaroslas…

http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=-6106699751525260052&hl=es&fs=true

——————–
Archivado en la Sección: Documentalia

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
8 comentarios

Publicado por en noviembre 4, 2008 en actualidad, documentalia, economia