RSS

Archivo de la categoría: guerra mundial

¿Por qué llora? (Propaganda nazi… o aliada 1938)

Beim Einmarsch deutscher Truppen in Eger (1938) Fuente Licencia Creative Commons

En octubre de 1938 el periódico nacionalsocialista Völkischer Beobachter publicaba esta imagen, poco después de la ocupación nazi de los Sudetes, explicando que “retrataba las intensas emociones de alegría de los habitantes de aquella región cuando los soldados de Hitler cruzaron la frontera en Asch y recorrieron las calles de la ciudad de Cheb.”

Por otro lado, Los Archivos Nacionales Norteamericanos muestran la fotografía superior (nº 78) con el siguiente comentario cuando fue publicada (posiblemente en la revista Time Magazine):

“La tragedia de esta mujer de los Sudetes, incapaz de ocultar su miseria al tiempo que obedientemente saluda al triunfante Hitler, es la tragedia de millones en el silencio que han sido “ganados” para el hitlerismo con el uso de la fuerza implacable.” 1938

Dos interpretaciones muy diferentes para una fotografía que fue manipulada y utilizada como propaganda por ambos bandos y de la que, al final, se desconocen las verdaderas circunstancias que la rodearon.

http://www.goear.com/files/external.swf?file=d1ad36e
Música del Post The Streets

—————————-
Artículo realizado por Guillermo

También te pueden interesar, entre otros:
Niños alemanes jugando al “campo de concentración” (1933)
El pasaporte falso de Adolf Hitler
Barcos camuflados con paraguas en la II Guerra Mundial
Desactivando minas a ciegas (1943)

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
13 comentarios

Publicado por en septiembre 16, 2009 en album de fotos, guerra mundial, guillermo

 

“EL ATAQUE DE LOS MUERTOS” (EL ASEDIO A LA FORTALEZA RUSA DE OSOWIEC, 1915)

Detalle de “Trench warfare” (1932) de Otto Dix Fuente

Hola a todos!… Se acabaron las vacaciones y me reincorporo a la Aldea con una historia de coraje, resistencia y valor, como tantas otras que, más o menos conocidas protagonizaron héroes anónimos de la Primera Guerra Mundial.

Sobre los defensores de la fortaleza rusa de Osowiec se lanzaron cerca de medio millón de obuses alemanes durante un asedio de cerca de seis meses. También sufrieron hambre, enfermedades, ataques de la infantería y de la aviación prusiana, y hasta de gas tóxico, pero los maltrechos sobrevivientes realizaron una última acción heroica que pasó la Historia con el nombre de “el ataque de los muertos”.

Pongámonos primero brevemente en situación.

Nos encontramos en los albores de la Primera Guerra Mundial, concretamente a finales de agosto de 1914.

Tras el intento ruso de invasión de Prusia oriental, los ejércitos alemanes, al mando del General Paul Von Hindenburg, derrotaron de manera flagrante al mal preparado ejército imperial ruso en la famosa batalla de Tannenberg.

Con más de 140.000 bajas, entre muertos, heridos y capturados, el II Ejército Ruso fue prácticamente aniquilado, viéndose obligado a replegarse y dejar expuesta a la Polonia rusa al ataque alemán.

Prisioneros y cañones rusos capturados en la Batalla de Tannenberg Fuente

Y así fue. En septiembre de 1914 el ejército alemán comenzó la invasión de Polonia (parte del Imperio Ruso).

Allí se encontraba el escenario de nuestra historia: la fortaleza rusa de Osowiec, situada en el margen derecho del río Biebrza.

La fortificación era de gran importancia estratégica, ya que cerraba el único paso existente a través de los grandes pantanos del Biebrza. Era para los alemanes el camino más corto hacia la invasión de Rusia.

Plano de la Fortaleza de Osowiec Fuente

Batería de la fortaleza Fuente

Se trataba de una fortificación no muy grande pero muy bien pertrechada: era prácticamente circular y contaba en su interior con cuatro fuertes de hormigón.

La posición principal de la defensa de la ciudadela era una fortaleza “Central” o fuerte 1, donde además se encontraban los almacenes y barracones. Su perímetro era defendido también por trincheras y alambradas de espino.

Contaba con una guarnición de cerca de 1.000 hombres y 69 cañones de distinto calibre. A su mando se encontraba el comandante Sveshnikov.

Cuartel de mando del Fuerte 1 de la fortaleza Osowiec. Pueden observarse las defensas blindadas de las ventanas Fuente

Frente a ellos se habían situado alrededor de 200.000 prusianos y un ingente número de piezas de artillería y morteros de asedio.

Nos encontramos en el amanecer del día 25 de febrero de 1915.

Los alemanes habían calculado que forzar la rendición de la fortaleza sólo les llevaría 24 horas de bombardeo metódico: en total 360 rondas, es decir, una cada cuatro minutos.

Por su parte, el alto mando ruso, viendo lo que se avecinaba, pidió a los defensores de la fortificación algo que en el fondo consideraba como imposible: resistir al menos 48 horasPero la fortaleza resistiría heroicamente durante casi 6 meses.

A las 7:00 de la mañana las baterías y morteros alemanes comenzaron a abrir fuego…

Morteros pesados alemanes disparando Fuente

Durante la primera semana del terrible bombardeo se calcula que fueron lanzados entre 200 y 250 mil proyectiles pesados, y durante todo el asedio cerca de 500.000.

Ya os podéis imaginar la escena:

Las defensas se derrumbaban y se desprendían paredes y techos, enormes lenguas de fuego lo invadían todo, la tierra temblaba, depósitos y almacenes eran destruidos, la comunicación por cable se interrumpió… el castillo entero estaba envuelto en nubes de humo y polvo… y así día tras día…

Los corresponsales extranjeros, impresionados por la visión, llegaron a escribir que era imposible que nadie saliera vivo de aquel huracán de fuego.

Dos baterías pesadas alemanas de asedio Fuente

Según cuentan las crónicas, la fortaleza también fue bombardeada por la aviación alemana, y sus tropas intentaron hasta diez veces tomarla al asalto, pero lo pantanoso del terreno y el fuego de las baterías rusas impidieron nueve de ellos.

Y llegamos a la parte central de nuestro relato: el décimo intento de asalto.

Era el 6 de Agosto de 1915, llevaban más de 5 meses de asedio. Este fue un día más negro si cabe para los defensores de Osowiec.

A las innumerables bajas y heridos por los bombardeos se unían las causadas por las enfermedades… ý ahora se iba a añadir un nuevo calvario para ellos…

Los alemanes, al que este asedio les estaba llevando mucho más tiempo del previsto, decidieron utilizar gas venenoso contra la guarnición de la fortaleza.

Ataque de gas en el frente ruso Fuente

Eran las 4:00 de la madrugada de aquel 6 de agosto.

Una enorme nube verde de cloro se acercaba a la ciudadela desde las posiciones alemanas. Tardó en llegar entre 5 y 10 minutos. Tenía una anchura de 8 Km y más de 12 metros de altura.

Los defensores no tenían máscaras antigas.

Las hojas de los árboles se volvieron amarillas, todo comenzó a cubrirse de una gruesa capa de color verde de monóxido de cloro: los obuses, los tanques de agua, los ya escasos alimentos almacenados sin cierre hermético -carne, mantequilla, manteca de cerdo, verduras- se volvieron venenosos.

Los hombres se refugiaron como pudieron entre los pliegues de las trincheras y de los restos de las antiguas murallas de la fortaleza… pero la intoxicación llevó a muchos de ellos a la muerte.

Soldados rusos en trincheras Fuente

Tras el ataque de gas quedaban con vida poco más de un centenar de defensores.

El mando alemán pensó que la fortaleza ya estaba condenada, así que volvieron a abrir fuego masivo de artillería al tiempo que 7.000 soldados se dispusieron a realizar el definitivo asalto a la fortaleza: sería el décimo, pensaban que sería el último… y que sería fácil…

Sin embargo, el comandante Svechnikov ordenó un contraataque desesperado contra la infantería prusiana.

A pesar de las fuertes pérdidas, nueve baterías pesadas y dos ligeras comenzaron a abrir fuego desde los restos de la fortaleza contra los atacantes.

Soldados rusos cargando con bayoneta

Y fue precisamente en ese mismo instante cuando no más de 60 soldados rusos salieron de sus trincheras y refugios con la bayoneta calada hacia los atónitos soldados alemanes, gritando entre agónicos estertores y toses sangrantes, envueltos en harapientas camisas y trapos, exhaustos y famélicos, con la cara desencajada y los ojos pareciendo que se salían de sus órbitas…. auténticos muertos vivientes.

El escenario era dantesco… un espectáculo horrible.

La infantería germana, aterrorizada, no presentó batalla y apresuró a retirarse. Desorganizados en la fuga, dejaron atrás armas y municiones por el camino.

Varias docenas de “medio-muertos” soldados rusos pusieron en fuga a tres regimientos de infantería germánica.

Y así terminó este asalto, en el que los alemanes habían depositado tantas esperanzas tras más de cinco meses de asedio.

Esta acción pasará a la historia de Rusia como el “ataque de los muertos”.

Osowiec todavía era rusa.

Durante algunos días más se repitieron los bombardeos de la artillería alemana, pero el alto mando ruso consideró que la defensa de la fortaleza ya había perdido su significado, por lo que ordenó su evacuación la noche del 24 de agosto de 1915, no sin antes hacer que sus zapadores hicieran estallar el escaso armamento y munición que aún quedaba en la fortaleza para así evitar que cayera en manos alemanas.

Pocos días más tarde, el ejército prusiano ocupó las ruinas de Osowiec, donde no encontró ni un mísero cartucho, proyectil o lata de comida.

Ruinas de la fortaleza de Osowiec tras el asedio

Una defensa heroica y ejemplar que al final no sirvió para casi nada (acaso retrasar el avance alemán en el frente oriental). Con la firma del Tratado de Brest-Litovsk en marzo de 1918, Rusia se retiraría de una guerra que en tres años había costado la muerte a 2.300.000 rusos y otros 5.000.000 heridos.

Esto provocó que 160 divisiones alemanas (más de 2 millones de soldados) y austriacas pudieron cambiar del Frente Oriental al Frente Occidental.

——————————————–
Notas, Fuentes y Más información

Nota 1: Algunos de los documentos consultados sostienen que existieron otras razones que pudieron influir en el fracaso de este décimo asalto y la puesta en fuga de los 7.000 soldados alemanes por cerca de 60 rusos cansados y envenenados.

Por ejemplo, se dice que aquel 6 de agosto la infantería alemana pasó demasiado pronto a la ofensiva tras el ataque de gas, sufriendo pérdidas en sus propias filas que causaron el pánico en las tropas, forzando su retirada…

Tal vez hay algo de cierto en ello, pero no restaría un ápice la lección de valor, coraje y resistencia al asedio por parte de este puñado de soldados rusos.

Nota 2: Durante el trabajo de investigación y recopilación de información para esta historia he dado con varios artículos (en ruso) que se quejan en cierta manera de que este hecho heroico no sea suficientemente conocido y difundido en su país. Alegan y critican que al tratarse de soldados zaristas el estado soviético no veía políticamente correcto exaltar la heroicidad zarista tras la revolución rusa de 1917.

Nota 3: También decir que durante el trabajo de investigación y redacción de este artículo me ha venido varias veces a la cabeza el asedio de nada menos 337 días que sufrieron nuestros héroes españoles durante el sitio de Baler (Filipinas), conocidos como los últimos de Filipinas.

Fuentes y más información:
Prácticamente toda la información que he podido encontrar se encuentra en ruso y en polaco. Además de las fuentes que se enlazan a lo largo del texto y bajo las fotografías, se puede consultar esta página (en ruso) o esta (también en ruso), aunque todas citan como fuente principal un estudio de la biblioteca histórico-militar soviética (en ruso), datado en 1939, que analiza a modo de diario el asedio de la fortaleza de Osowiec para finalmente sacar conclusiones acerca de los métodos y sistemas de fortificación.

Además podéis encontrar algunas fotografías de las ruinas del fuerte, sus alrededores y del campo de batalla en panoramio.

También te puede interesar Vida (y muerte) en las trincheras de la Primera Guerra Mundial

http://www.goear.com/files/external.swf?file=8fa25d3
Música del Post Vandaveer

—————————-
Artículo realizado por Guillermo

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
19 comentarios

Publicado por en septiembre 2, 2009 en batallas, guerra mundial, guillermo, historia

 

ALCANZADO EN COMBATE (1914)

Abro el Album de fotos de la Aldea para compartir una de las fotos más impactantes que he visto de la Primera Guerra Mundial. Una imagen que hasta hoy no había visto nunca y que muestra un increíble momento de desgraciada casualidad congelado en el tiempo.

Alcanzado en combate (1914) | Fuente | Dominio Público

Corresponde al frente griego de combate y fue tomada en Salónica.

Un periodista de guerra se disponía a capturar el momento en el que se disparaba una de las piezas de artillería británica… La fotografía cumplió con su objetivo y podemos observar el disparo desde el cañón.

Sin embargo, la sorpresa de este fotógrafo debió ser mayúscula cuando, al revelarla, descubría como, también en aquel instante, una bala enemiga alcanzaba al artillero inglés.

Si os fijáis, la foto corresponde al preciso momento en que la bala impacta contra la parte posterior del uniforme del soldado… El inglés siente el impacto y se contorsiona doblando la espalda y haciendo caer su casco… El detalle de la foto es asombroso y permite incluso llegar a ver como se levanta el polvo de la guerrera del soldado.

Mientras tanto, mirando el resto de la fotografía, el ruido del cañón y la rápidez de lo sucedido hace que el resto de soldados aún ni siquiera se hayan dado cuenta.

———————-
Archivado en la Sección: Album de Fotos

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 

LA EXTRAORDINARIA HISTORIA DEL TIMONEL SAMUEL B. ROBERTS

La historia que voy a compartir hoy con vosotros se alarga casi un siglo y comprende muchas historias… relatos de hombres, hundimientos, batallas, barcos, tripulaciones y hechos aparentemente inconexos en el tiempo.

Toda esta sucesión de acontecimientos tan sólo está unida por un pequeño hilo, un lazo insignificante que por casualidades de la Historia, se convirtió en el eje principal,

Para comenzar, nos vamos a situar en la feliz década de los ’20 para conocer al matrimonio Roberts, formado por dos veteranos de la Primera Guerra Mundial.

Él, maquinista e ingeniero en el Departamento de Guerra… ella, una de las miles de mujeres que trabajaron en el servicio naval.

Cuando acabó la Gran Guerra, la pareja pensó que era un buen momento para formar una familia y así, un fresco día de mayo de 1921, nació Samuel B. Roberts… el sonriente joven que podéis ver en la fotografía de la izquierda.

Quienes lo conocieron, decían de él que era un joven simpático… de esos que te caen bien a la primera y que siempre estaba dispuesto a echar una mano en cualquier tarea que se hiciese necesaria… Y claro… En 1939, donde más falta hacían esas manos era en el ejército… La amenaza se hacía cada vez más presente en Europa y, al otro lado del charco, en Estados Unidos, muchos jóvenes elegían el camino militar.

Así, Samuel B. Roberts se alistó a la marina y, con la intención de llegar a convertirse en un buen capitán, comenzó sus prácticas como timonel. Después de algunas prácticas en el acorazado California y en el Destructor Hey Wood, Samuel se embarcó en el buque anfibio Bellatrix, con la segunda guerra mundial ya en todo su fragor.

Buque Anfibio “Bellatrix” | Fuente Wikipedia | Licencia Dominio Público

La tarea del Bellatrix era aprovisionar de material y tropas el frente del pacífico, una oscura pero necesaria labor de intendencia que desempeñó con valentía en la trastienda de batallas ya míticas como Guadalcanal o Midway.

El 07 de Agosto de 1942, Samuel y el resto de la tripulación del Bellatrix trabajaban a un ritmo acelerado en apoyo de la infantería de marina, trasladando equipos y soldados a la costa… Aquel día, un ataque aéreo japonés que ya había hundido 4 barcos durante la noche, hizo que el Bellatrix tuviera que retirarse sin dar tiempo a embarcar a toda su tripulación y con la mayoría del suministro aún en sus bodegas.

Samuel B. Roberts y un puñado de compañeros tuvieron que quedarse con los marines desembarcados en la costa, sin apenas provisiones ni equipo, en tierra hostil… A partir de aquel momento, el timonel se había convertido en un improvisado soldado fuera de su elemento.

Durante siete semanas Roberts lucho junto a los marines en tierra hasta que una bala disparada desde una metralleta japonesa le alcanzó en el cuello y acabó con su vida, un 27 de Septiembre de 1942.

Samuel B. Roberts murió en las playas del pacífico, como tantos otros soldados de ambos bandos y hasta aquí la historia no es muy distinta de la que podrían contar los muchos veteranos que allí batallaron… Un joven de 21 años, muerto por una de las miles de balas, de las cientos de metralletas, de las docenas de batallas… Uno más…

Al timonel se le concedió a título póstumo la Cruz de la Armada y otro curioso honor que desencadena el siguiente paso en nuestra historia de hoy: A partir de entonces, uno de los de los destructores llevaría su nombre: El USS Samuel B. Roberts (DE-413)

El primer USS Samuel B. Roberts | Fuente: Wikipedia | Licencia Dominio Público

No me han quedado muy claras las razones de este nombramiento… Quizá alguien en las altas esferas pensó que bautizar este barco con el nombre de un soldado desconocido y caído en batalla, daría ánimos a los soldados para seguir en la batalla… Quizá fue una especie de homenaje más general a todos los marinos americanos que estaban cayendo en aquellas playas del Pacífico… Sea como fuere, el USS Samuel B. Roberts es la siguiente historia de este artículo irreductible…

Este D-413 era un pequeño destructor escolta que iba a pasar a la Historia en lo que el historiador naval Samuel Eliot Morrison ha llamado “el ataque naval más valiente de toda la guerra“.

Nos situamos ahora en una de las batallas más decisivas de la segunda guerra mundial: La batalla del golfo de Leyte… La madre de todas las batallas… La mayor batalla naval de toda la Historia.

Allí, acudieron por primera vez a su cita suicida los kamikaces japoneses… Allí se reunieron dos fuerzas navales impresionantes y allí… en las costas filipinas, el USS Samuel B. Roberts consiguió el apodo de “El pequeño destructor que luchó como un acorazado”.

Me ha encantado encontrar la siguiente foto del D-413 camuflado para la batalla, en la web de la History Navy en Octubre de 1944, tan sólo una semana antes de que fuera hundido.

Destructor escolta USS Samuel B. Roberts Octubre 1944 | Fuente History Navy | Licencia Dominio Público

La actuación heróica del D-413, junto a otras embarcaciones menores a las que llamaron “los pequeños”, en la batalla del golfo de Leyte fue increiblemente decisiva y llena de arrojo frente a la fuerza superior de la Marina Japonesa.

Sin embargo, las horas de este USS Samuel B. Roberts estaban contadas…

El 25 de Octubre de 1944, ante él, aparecían los más de 260 metros de eslora del impresionante Yamato, el acorazado más grande de la Marina Japonesa, acompañado de otros no menos imponentes cruceros y acorazados nipones, como el Nagato.

El panorama era definitivo… Entonces, llegan las órdenes… el D-413 y sus pequeños acompañantes deben hacer frente a los gigantes, para que los portaaviones a los que escoltaban puedan escapar… la misión es totalmente suicida.

En la batalla (podéis echarle un vistazo a este artículo de la web “Simulación naval“) el USS Samuel B. Roberts se comporta como un verdadero titán, sin embargo, su final se encuentra cerca… Tras varias horas de confrontación, el pequeño D-413 es alcanzado por proyectiles japoneses y se abre un hueco en el casco de 12 metros de largo por 4 metros de ancho.

La tripulación se mueve rápidamente para tapar las vías de agua, pero tampoco tienen tiempo, de repente, las calderas explotan y un incendio se propaga rápidamente por todo el barco… La situación es catastrófica: los hombres se encuentran atrapados entre el hundimiento del destructor y el fuego que comienza a invadir las cubiertas… todo ello en la más solitaria oscuridad de la noche.

Sin perder un segundo se flotan las pocas balsas salvavidas y se intenta salvar al mayor número de hombres posible… Aún así, el periplo de los 120 supervivientes que escaparon al desastre todavía no había acabado… Vagaron a la deriva durante más de dos días hasta que fueron rescatados por buques americanos.

Rescate de la tripulación 50 horas después de su hundimiento | Fuente: Navybook | Licencia Dominio Público

El heroismo de los hombres del USS Samuel B. Roberts fue reconocido por el propio presidente de Estados Unidos, se le concedió una Estrella de Batalla por sus servicios en la segunda guerra mundial y sobre todo, su hazaña quedó en la memoria para futuros acontecimientos…

El tiempo pasó, la segunda guerra mundial tocó retirada y se abrían nuevos horizontes para las Armadas de todo el mundo… y así, llega a nuestra historia el segundo de los USS Samuel B. Roberts (DD-823)…

Segundo de los USS Samuel B. Roberts | Fuente Wikipedia | Licencia Dominio Público

Aunque habían pasado ya los duros tiempos de la guerra, el trabajo en el DD-823 era tan duro que la tripulación, acordándose de la época de los vapores, apodaba a este nuevo destructor “Steaming Sammy B“.

Durante su vida, este nuevo homenaje a aquel timonel caído en Guadalcanal, estuvo presente en la mayoría de los acontecimientos decisivos de la última mitad del siglo XX… La crisis de los misiles de Cuba, la cumbre europea del presidente Eisenhower en 1955, fue el último buque de guerra que transitó el Canal de Suez antes de que se cerrara por la invasión de Egipto, estuvo presente en conflictos tan decisivos como el del Líbano o en el Mar Negro…

Si las cubiertas de este segundo Samuel B. Roberts pudieran hablar nos contarían historias de tensión entre países, guerras encubiertas y operaciones militares decisivas… Pero tampoco nos pueden hablar… El DD-823 tuvo también un final agridulce, acorde a las desdichas de sus predecesores.

Tras 35 años de servicio, como en una mala película de policías donde siempre muere el oficial que se va a jubilar, el USS Samuel B. Roberts no pasó las inspecciones y se determinó que era incapaz para el servicio naval… Fue hundido como objetivo en las costas caribeñas de Puerto Rico y ahora sus restos descansan a 3.000 metros de profundidad.

Hundimiento del DD-823 en noviembre de 1971 | Fuente Navsourge | Licencia Dominio Público

La memoria… el recuerdo de aquel timonel de 21 años, ha recorrido los mares de todo el planeta, enfrentándose a las más difíciles situaciones durante todo un siglo y hoy en día, su nombre aún ondea bien alto en el pabellón de la Marina de Estados Unidos.

Entramos en la recta final de nuestra historia para conocer las aventuras y también desventuras del tercero de los USS Samuel B. Roberts… La Fragata FFG 58.

El tercero de los USS Samuel B. Roberts | Fuente: Wikipedia | Licencia Creative Commons

Y aunque pueda parecer extraño, y a pesar que hoy en día, afortunadamente, no tenemos grandes conflictos como los que vivieron sus hermanos, este tercer barco con el nombre del timonel, ha tenido una vida realmente azarosa…

Una vida que comenzó en 1984 y que llevó a esta Fragata al poco tiempo de su bautizo a las peligrosas aguas del Golfo Pérsico, donde casi encontró su prematuro final al toparse con una mina iraní que destrozó su casco.

Destrozos de la mina en el USS Samuel B. Roberts en 1988 | Fuente Wikipedia | Licencia Dominio Público

Pero nuestro viaje no podía terminar así… la FFG-58 fue reparada y volvió a surcar los mares, donde aún hoy presta servicio a la Marina Estadounidense.

Un viaje que comenzamos a comienzos de siglo y que nos ha llevado por las principales batallas y conflictos navales de nuestra Historia reciente… Un viaje, que comenzamos con una foto de un joven simpático y un nombre que ha permanecido a lo largo de los años… el timonel Samuel B. Roberts.

——————————-
Edito 24 Julio 2009:

En un momento del artículo, me preguntaba cuáles podrían ser las verdaderas razones que llevaron a conceder este curioso honor a Samuel B. Roberts… Pues bien, Cesar, responsable del gran blog “Experiencia Docet” y uno de los insignes irreductibles que se pasean a menudo por la Aldea, ha querido buscar por su cuenta esta pequeña duda que yo tenía y me la ha envíado por e-mail, aclarando el tema:

“A new ship type, the destroyer escort (DE), retained the name source of its “parent” ship type, the destroyer. Most of these mass-produced antisubmarine patrol and escort ships were named in honor of members of the naval service killed in action in World War II. Some were named for destroyers lost in the early stages of that war” (Fuente)

Muchas Gracias Cesar, no me canso de decirlo pero tengo la suerte de contar con unos lectores con un nivel, tanto personal como culturalmente, realmente elevado… Así da gusto hacer un blog 🙂

——————————–
Fuentes y más información:
Uno de los irreductibles que llevan pasándose asíduamente por la Aldea, el bueno de Danieson, me puso sobre la pista de tres barcos que llevaban el mismo nombre y que vió en un Documental de Historia… Pensó que podría haber algo interesante detrás de esas coincidencias y cómo ya no tiene un blog en el que darnos la paliza, me envió un corrreo.
Sin embargo, y dado que no hay (o no he podido encontrar) ninguna información en español sobre estos apasionantes sucesos, la elaboración de este artículo me ha llevado más de 8 horas de consultas por multitud de webs, de las cuales os dejo gran variedad de enlaces en el texto (todas en inglés, lo siento).
Además he querido darle un toque novelado al artículo, al cual he acompañado de varias fotografías ilustrativas, todas ellas enlazadas a su fuente original y de Dominio Público.

Archivado en la Sección: Los Artículos de la Aldea (apartado de Historia)

 

Fotos panorámicas en la Primera Guerra Mundial

Home coming, Calumet Co. boys (1919) | Fuente: Library of Congress | Dominio Público

Dentro de la inmensa red cultural que ha nacido con internet, destaca el increible patrimonio y archivo fotográfico que se está creando día a día, con aportes desinteresados procedentes de instituciones, museos y también particulares.

Con la llegada de Flickr y sus más de 3.000 millones de fotos (se dice pronto) el menú visual y fotográfico para cualquier aficionado a la Historia, es inmenso.

De todas las instituciones que ofrecen sus archivos de manera gratuita, ya sea bajo Licencia Creative Commons o bajo Dominio Público, he ido buscando durante algunas semanas y finalmente he realizado una cuidada selección de fotografías, sobre un tema que me encanta: Las Panorámicas.

El año pasado ya le dediqué un post titulado “Las Panorámicas de hace 1000 años“, y en esta ocasión, vuelvo a sugerir el mismo tema, pero enmarcándolo en la Primera Guerra Mundial.

Tripulación del USS Mount Vernon, (1918) | Fuente: Library of Congress | Dominio Público

Nos situamos a principios del siglo XX, la fotografía en estos momentos cuenta ya con casi 100 años de antigüedad, desde que el francés Niepce obtuviera la primera imagen negativa sobre papel con una cámara oscura.

Las técnicas y las tecnologías están avanzando a pasos agigantados y, ya en este época, a comienzos del s. XX, empiezan a obtenerse resultados asombrosos… Recuerdo aquí, el artículo que Guillermo dedicó a la increible cámara Mamut (1910).

Una de estas innovaciones destacadas es la técnica de las fotos panorámicas… Os dejo con unos cuantos ejemplos que he ido seleccionando y que fueron tomados en la Primera Guerra Mundial.

Personal del Hospital de Camp MacArthur, Texas (1918) | Fuente: Library of Congress | Dominio Público

Panorámica Rusa IWW | Fuente: interesno | Dominio Público

Panorámica Rusa IWW | Fuente: interesno | Dominio Público

(DETALLE) Guardia personal del emperador de Austria, Varsovia 1903 | Fuente: interesno | Dominio Público

(COMPLETA) Guardia personal del emperador de Austria, Varsovia 1903 | Fuente: Warsh Live Journal | Dominio Público

Madres de los soldados de la Compañía McLennan (1918) | Fuente: Library of Congress | Dominio Público

http://www.goear.com/files/external.swf?file=2010633
Música del Post | The Streets

————————–
Fuentes y más información:
En las fotos de la Librería del Congreso podéis hacer click para agrandar y además podéis visitar su colección de panorámicas en Flickr. Las fotos de la web interesno pertenecen a un artículo mucho más extenso y que os recomiendo visitar porque tiene fotografías de las dos guerras mundiales, especialmente buenas. También he ampliado la foto de la guardia personal del emperador austriaco en 1903 con la foto del Warsh Live Journal.

————————–
Archivado en la Sección: Album de Fotos

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
 

NIÑOS ALEMANES JUGANDO AL "CAMPO DE CONCENTRACIÓN" (1933)

Tan solo diez semanas después de que Hitler tomara el poder en Alemania, el nazismo ya se había infiltrado en todos los aspectos de la vida cotidiana, incluidos los juegos de niños.

En febrero de 1933 las SA (Sturm Abteilung) o Camisas Pardas tomaron la sede del partido comunista en Berlín (Liebknechthaus), hecho que deliberadamente fue convertido en un juego para niños donde incluso se creaba un campo de concentración para los comunistas capturados.

En las siguientes fotografías, tomadas en abril de 1933, puede apreciarse como unos niños alemanes juegan a ser defensores del Liebknechthaus, otros son atacantes que al final toman la sede y que, finalmente, improvisan un campo de concentración para sus prisioneros.

Fuentes y más información en German Propaganda Archive

—————————-
Artículo realizado por Guillermo

Para conocer las novedades de la Aldea
Suscríbete a los Feeds Irreductibles

 
8 comentarios

Publicado por en abril 15, 2009 en album de fotos, guerra mundial, guillermo

 

PODCAST IRREDUCTIBLE – CAPITULO 20 – SIR DOUGLAS BADER

PODCAST LA ALDEA IRREDUCTIBLE
CAPÍTULO 20 – DOUGLAS BADER

Hoy os invito a descubrir uno de los personajes más apasionantes y, a la vez, menos conocidos, de la Segunda Guerra Mundial…
Douglas Bader.

Un piloto excepcional, un hombre que llegó a convertirse en una leyenda viva de la aviación y que tiene una de las historias más increibles y apasionantes que he escuchado en mucho tiempo.

Una historia en la que la guerra no es la protagonista… la guerra sólo es un escenario donde Douglas Bader destacó por la lucha contra sus propias limitaciones.

Una vida que ha sido llevada al cine, sobre la que se han escrito muchos libros y que, sin embargo, fuera de Inglaterra es muy poco conocida.

La leyenda del piloto sin piernas, Douglas “piernas de hojalata” Bader…
Un podcast que espero os guste como los anteriores y que me sirve para dar las gracias a todos los que estáis ahí desde casi siempre, y la bienvenida a los que se han incorporado hace poco.

http://www.estvideo.net/dew/media/dewplayer-vol.swf?mp3=http://www.archive.org/download/PodcastIrreductible20-DouglasBader/DouglasBader.mp3&bgcolor=FFFFFF&showtime=1

DESCARGAR EL PODCAST:
– 54MB DESCARGA DIRECTA FORMATO .MP3 (Botón derecho del ratón + Guardar enlace como…)
– 24MB DESCARGA DIRECTA FORMATO .OGG
– 14MB DESCARGA EN FORMATO COMPRIMIDO .ZIP
– 14MB DESCARGA MEDIANTE MEGAUPLOAD
DESCARGA EN OTROS FORMATOS
– DESCARGA EN iTUNES

Las Músicas utilizadas en este Podcast están bajo Licencia Creative Commons.
Miguel Herrero
François Bonne
Celestian Aeon Project
Butterfly Tea
David Ospina
– Canción “War” de Elyes Landoulsi

——————————————————
SUSCRIBETE AL PODCAST DE HISTORIA Y CIENCIA
LA ALDEA IRREDUCTIBLE